Rusia desarrolla un nuevo misil intercontinental

Rusia desarrolla un nuevo misil intercontinental

El estado ruso ha anunciado estar a punto de desplegar un nuevo misil intercontinental, el Topol-M, un misil autotransportado que puede situarse en cualquier lugar del territorio ruso. El proyecto de este misil, que se inició a principios de los años 90, poco después de la desaparición de la Unión Soviética, fue retomado posteriormente y actualmente sirve como respuesta a la insistencia del gobierno de Washington de desarrollar el escudo antimisiles en Europa oriental, en concreto en Polonia y en la República Checa. De hecho, este sistema de defensa antimisiles se trata de una reedición de “la guerra de las galaxias” promovida por el presidente Reagan en los años 80.

El argumento norteamericano se basa en la prevención ante un posible ataque con misiles desde Irán o Corea del Norte. El argumento del Kremlin para el desarrollo del Topol-M, un misil capaz de alcanzar los 10.000 kilómetros, se justifica en la protección ante la insistencia del gobierno de EEUU de desarrollar el escudo frente sus propias fronteras. De hecho en los dos casos son argumentos similares a los de la época de la guerra fría, como similar es la incertidumbre que generan.



Related publications
 02/03/2008

Lines of research:
Featured: New interactive map about border militarisation