17/12/2020

La I+D militar triplicará en los PGE de 2021 el gasto previsto para investigación sanitaria

  • Según el cálculo del Centre Delàs d’Estudis per la Pau, que incluye partidas de gasto militar repartidas (o escondidas) en otros ministerios, el gasto militar español en los PGE aumenta un 10,3% respecto a 2020.
  • Las inversiones en el ámbito militar, principalmente en nuevos armamentos, alcanzarán los 3.942 millones de euros en 2021, un 20,4% de las inversiones del Estado central, lo que dispara hasta los 21.623 millones el gasto militar en España en plena crisis por la Covid-19.

Barcelona, 17 de diciembre de 2020. Un año más, y en plena crisis causada por la pandemia de la Covid-19, el gasto militar español aumenta. En los Presupuestos Generales del Estado para 2021, el presupuesto del Ministerio de Defensa consolidado crece un 6,5% respecto a 2020 y alcanza la cifra de 10.863 millones de euros. Y si se tienen en cuenta las partidas repartidas o escondidas en otros ministerios, tal y como aconsejan organismos tan dispares como la OTAN o el reconocido centro de estudios de paz SIPRI, alcanza los 21.623 millones, aumentando un 10,3% respecto al año anterior, lo que vuelve a marcar un año más un récord histórico. Así lo constata la última publicación del Centre Delàs d’Estudis per la Pau que analiza el gasto militar español que en 2021 alcanzará el 1,8% del PIB español, suponiendo 59 millones diarios de gasto en defensa.

Como es habitual, el capítulo con mayor crédito del Ministerio de Defensa es el de personal, pero en el análisis del incremento del gasto militar en 2021 destacan especialmente las inversiones relacionadas con los nuevos Programas Especiales de Armamentos, que este Gobierno ha renombrado como Programas Especiales de Modernización (PEM). Las inversiones en los programas de nuevos armamentos aumentan un 30,2% con respecto a 2020, y suman un total de 3.266 millones de euros para la adquisición de material militar, infraestructuras, instalaciones, armas y diversas inversiones militares. A esta cifra se debe sumar la inversión en I+D militar, buena parte de la cual destinada a los Programas Especiales de Armamento, con la que se alcanza la cifra de 3.942 millones, un 20,4% del total de las inversiones del Estado central -sin contar las inversiones de las comunidades autónomas y las transferencias de capital a organismos que son en su mayoría para inversiones-.

Entre las inversiones presupuestadas para 2021 para los 14 programas de armamento destacan los 488 millones que se destinarán al avión de combate Eurofighter (EF-2000) y su sistema de aterrizaje, lo que supone más del doble que lo destinado en 2020. Para el avión de transporte militar A-400M se destinan 321,5 millones en 2021; para el Submarino S-80, 300 millones; para los blindados Dragón, algo más de 245 millones; para los helicópteros de ataque Tigre, los multipropósito NH90 y los Chinook, 69, 280 y 165 millones respectivamente; y para las fragatas F-110 que fabrica Navantia se destinarán 218 millones. Por último, se prevén 53,4 millones dedicados a un Buque de salvamento Marítimo “BAM-IS”, que parece apuntar a una finalidad humanitaria pero que está pensado para el rescate de submarinos y de operativos militares de buceo.

Los PEA fueron aprobados en parte por el Gobierno de Mariano Rajoy, y modificados y ampliados posteriormente por el Gobierno de Pedro Sánchez, tras la moción de censura. Estos nuevos programas de armamentos suman en su inversión total prevista (2018-2033) 13.736 millones de euros y son la principal causa del aumento del gasto militar. Entre estos programas para el desarrollo de nuevos armamentos se encuentran los 348 vehículos de combate 8×8 Dragón que, con un coste inicial aprobado este año 2020 de 2.100 millones de euros, está previsto que se amplíen hasta la adquisición de 998 blindados, lo que supondrá un coste final de más de 6.000 millones. Destaca entre los programas el nuevo avión de combate FCAS (NGWS en sus siglas en inglés) que se prevé que esté operativo para 2040 y que alcanzará unos costes de entre 50.000 y 60.000 millones de euros (solo el coste de los prototipos ya se prevé que sea de 8.000 millones), repartidos a partes iguales entre Alemania, Francia y España. Este avión se presenta como la “nueva generación” de aviones de combate, mientras se siguen inyectando millones en el aún por terminar EF-2000.

infografia PEAS2021 WP DespesaMilitar

El análisis también destaca los 861,14 millones de euros asignados a la investigación militar, repartidos en dos programas, siendo el más cuantioso el del Ministerio de Industria, que tiene una asignación de 676,55 millones destinados a las empresas militares a base de créditos a interés cero para desarrollar los PEA. El total presupuestado para la I+D militar para el ejercicio 2021 es superior al de 2020, con un aumento del 26,9%, el mayor desde 2011. Esta I+D militar es tres veces el gasto previsto para ‘Investigación sanitaria’ y más de 35 veces la asignación a ‘Investigación geológico-minera y medioambiental’.

El programa de inversión en I+D militar dependiente del Ministerio de Industria (programa 464B) tiene un destacado incremento en estos presupuestos, con un aumento de financiación del 44,7% respecto a 2020. “Es alarmante que las concesiones de préstamos dentro del Sector Público disminuyan un 19,7%, mientras que los préstamos a grandes empresas armamentistas privadas como Airbus, Santa Bárbara, Indra, Escribano o SAPA aumentan más del 400%”, apunta Xavier Bohigas, investigador del Centre Delàs y coautor de la publicación.

El análisis también denuncia cómo en estos presupuestos una vez más se infravalora la partida de las misiones militares en el exterior, lo que significa que al finalizar el año la diferencia entre el gasto inicial y el gasto liquidado se ha de compensar con cargo al Fondo de Contingencia. Este año 2020, por ejemplo, la diferencia será de 933 millones según señala la liquidación provisional de 2020, y de estos, 728 millones son ampliaciones de crédito para sufragar las misiones militares en el exterior. Los autores consideran que esta fórmula, que viene utilizándose desde hace años, se emplea para esconder el gasto real de esas misiones en el exterior, que solo este año 2020 alcanzará los 1.180 millones de euros. “El Gobierno vuelve a incurrir en estos presupuestos en el engaño de infrafinanciar las operaciones en el exterior para después ampliar su crédito con cargo al Fondo de Contingencia. ¿Es realmente una contingencia algo que ya se sabe que va a ocurrir? ¿No es mejor dedicar ese fondo a verdaderas contingencias como una pandemia o una catástrofe natural?”, cuestiona Quique Sánchez Ochoa, investigador del Centre Delàs i coautor de la publicación.

“Cabe apuntar que la propuesta de Presupuestos Generales del Estado español de 2021 es una propuesta que pretende hacer frente a la crisis con una política económica de corte progresista destinada a incrementar el gasto social y las inversiones públicas para así generar empleo. Pero ese optimismo en el ámbito social y de impulso al empleo tienen en el ámbito militar su lado negativo”alerta Pere Ortega, coautor de la publicación “Análisis crítico del Presupuesto de Defensa del año 2021” que publica hoy el Centre Delàs d’Estudis per la Pau. “Como hemos repetido en incontables ocasiones, el gasto y las inversiones militares no contribuyen al desarrollo de la economía, sino que lo entorpecen, pues las armas no son bienes productivos. Estudios recientes demuestran que las inversiones en educación y en sanidad generan más del doble de empleo que en el sector militar, y hasta un 40% más al hacerlo en energías renovables”.

Finalmente, los autores apelan a un replanteamiento del concepto seguridad para hacer frente a las verdaderas amenazas actuales que nuestra sociedad enfrenta, como son la falta de acceso a una salud, vivienda y empleo dignos, o la vulneración de los derechos humanos y la no cobertura de las necesidades básicas. Para ello reclaman la apuesta por el gasto social y unas políticas basadas en los cuidados y en la seguridad humana, y también por la reconversión de la industria militar y de seguridad.

Consultar y descargar el Working Paper “Análisis crítico del Presupuesto de Defensa del año 2021 completo aquí. Del optimismo social al pesimismo en Defensa” aquí.

Para más información y concertar entrevistas:

Maria Vázquez (Centre Delàs d’Estudis per la Pau): premsa@centredelas.org / 633561498 / 934411947