Nota de Prensa: Activistas destapan, en la Junta de Accionistas, controvertidas inversiones en armas de CaixaBank

Caixabank financia a Maxam, fabricante de armas, las cuales podrían haber acabado en Siria y que han sido identificadas en República Centroafricana.

Barcelona, 28 de abril de 2016.- Activistas e investigadoras de la campaña “CaixaBank Sin Armas” del Centro Delàs de Estudios para la Paz han intervenido hoy en la Junta General de Accionistas, celebrada en Barcelona, para denunciar nuevas inversiones en armas de Caixabank.

Una reciente investigación demuestra que La Caixa ha destinado un mínimo de 87,5 millones a empresas de armas entre enero de 2011 y diciembre de 2015.

CaixaBank ha concedido, en el período estudiado, préstamos por 79,6 millones de euros a dos de las principales compañías de armamento españolas: Maxam y Sener. A su vez,  tiene participaciones accionariales significativas en Indra, por un valor de 7,9 millones de euros y del 26,30% en Oesia, pero cuyo valor desconocemos por su opacidad en las operaciones.

CaixaBank es financiadora de Maxam, uno de los principales fabricantes y exportadores de explosivos y municiones en todo el mundo, entre las que se encuentran municiones de mortero, de calibre medio, de artillería, de armas ligeras; así como granadas subacuáticas y bombas lapa, entre otras. Maxam es sospechosa de querer vender armas a lugares en conflicto como Siria o sus países vecinos y en República Centroafricana.

CaixaBank es responsable también de la financiación de la empresa militar SENER, empresa de referencia en España en sistemas de misiles, y que está especializada en aplicaciones de ISR (Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento), con dos préstamos por valor de 2,3 millones de euros.

Para más información:

Jordi Calvo 658041818, jcalvo@centredelas.org

En la Junta de Accionistas:

– Audrey Esnault 636 218 075

– Ainhoa Ruiz 690 790 143

www.bancaarmada.org | www.caixabanksinarmas.org

Pueden consultar la ficha de inversiones en armas de Caixabank y las dos intervenciones en la Junta a continuación:

Inversiones actuales en armamento de CaixaBank

Créditos y préstamos

Primera intervención en la Junta de Accionistas de Caixabank 2016

Buenos días Sr. Presidente, miembros el Consejo de Administración, señoras y señores accionistas.

Mi nombre es Ainhoa Ruiz y vengo a hablarles en nombre de la Campaña Caixabank Sin Armas promovida por el Centro Delàs de Estudios por la Paz, Justícia i Pau, Setem, el Observatorio de la Deuda en la Globalización y el Colectivo RETS.

Les hablo en representación de 80.373 acciones, cedidas a la campaña por accionistas que de este modo, quieren mostrar su desacuerdo con las inversiones controvertidas en armas de CaixaBank.

Caixabank ha concedido en los últimos 5 años préstamos a dos de las principales compañías de armamento españolas: MAXAM y SENER por valor de 79,6 millones de euros.

MAXAM es uno de los principales fabricantes y exportadores de explosivos y municiones a todo el mundo, entre las que se encuentran municiones de mortero, de calibre medio, de artillería, de armas ligeras; así como granadas subacuáticas y bombas lapa, entre otras. MAXAM fue responsable de fabricar minas anti-persona y bombas de racimo, armamento especialmente perjudicial para la población civil, y solo cesó en su fabricación cuando fue obligada por ley.

En julio de 2015 se descubrió que podría haber financiado explosivos militares destinados a la guerra de Siria a través de su filial turca. Cuando un camión cargado con 21 toneladas de explosivos fue detenido durante 5 días en la aduana con destino a un comprador en Jordania, cuyo trayecto debía pasar por Siria en zona controlada por rebeldes. Operación que se detuvo cuando periodistas empezaron a indagar.

MAXAM ha vendido en el pasado, según testimonios presenciales,  “vainas con pistón” a República Centroafricana, y todo indica que camuflaron este armamento bajo la categoría, en apariencia más amable, de “armas de caza y tiro deportivo”.  Poco después de haber localizado estas vainas con pistón en República Centroafricana, comenzaron los tristemente célebres enfrentamientos entre los grupos Seleka y Antibalaka, dando como resultado miles de muertes y el desplazamiento de una buena parte de la población del país, que todavía vive en condiciones míseras.

Como vemos, son muchas las probabilidades de que CaixaBank haya financiado producción de armamento de MAXAM que ha acabado en algunos de los conflictos armados más complejos y largos de la actualidad, como Siria o República Centroafricana.

Como decía, CaixaBank también es responsable de la financiación de SENERempresa de referencia en España en sistemas de misiles, que está especializada en aplicaciones de ISR (Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento) aplicadas a misiles. CaixaBank contribuyó a su financiación con dos préstamos por valor de 2,3 millones de euros.

Efectivamente, CaixaBank ha ayudado con casi 80 millones de euros a la producción de explosivos que pueden haber acabado en algunas de las guerras que hoy en día asolan el planeta.

A partir de ahora sean honestos explicando a sus clientes que con sus ahorros pueden estar financiando guerras.

Las inversiones en armas tienen un impacto directo en la vida de miles de personas que sufren las consecuencias de las guerras y los conflictos de los que entidades como CaixaBank se están beneficiando.

Desde todas las entidades y personas a las que representamos les instamos a que dejen de invertir en empresas relacionadas con el negocio de las armas para poder contribuir a hacer del mundo un lugar más pacífico.

Muchas gracias por su atención.

Segunda Intervención en la Junta de Accionistas de CaixaBank 2016

Buenos días Sr. Presidente, miembros el Consejo de Administración, señoras y señores accionistas.

Mi nombre es Audrey Esnault y hablo como miembro del Centro Delàs de Estudios por la Paz en nombre de la Campaña CaixaBank Sin Armas promovida por Setem, Justícia i Pau, el Observatorio de la Deuda en la Globalización, el Colectivo RETS y mi entidad.

Les hablo en representación de 80.373 acciones cedidas a la campaña CaixaBank sin armas para levantar la voz hoy en este foro y denunciar las inversiones en armamento militar de Caixabank.

Estas inversiones van en desacuerdo con su Código de Valores Éticos y Principios de Actuación y sus valores corporativos, que estipulan que CaixaBank “no participará en operaciones de financiación o exportación de material bélico de uso militar.

Lamentablemente, la realidad devela que Caixabank tiene actualmente participaciones accionariales significativas en INDRA por un valor de 7,9 millones de euros y en OESIA, del 26,30%, pero cuyo valor monetario desconocemos por su opacidad en las operaciones.

Déjenme recordarles que Indra, es una empresa que desarrolla tecnologías aplicadas al ámbito náutico militar y de la aviación militar, así como simuladores, utilizados por múltiples ejércitos, muchos de los cuales están en guerra.

Respecto a la participación de control de la empresa militar Oesia, Caixabank posee un 26,3% de sus acciones. Esta empresa desarrolla tecnología aplicada al sector militar, como los sensores de búsqueda y seguimiento por infrarrojos necesarios para la detección automática de blancos sobre los que disparar; un sistema que ya está totalmente operativo en el avión de combate europeo Typhoon, un caza que ha sido adquirido por los ejércitos de Arabia Saudí (2007) y Oman (2012) y que puede estar lanzando bombas hoy mismo en la guerra de Yemen, con consecuencias desastrosas para la población civil, de la que un 80% se encuentra necesitada de ayuda humanitaria.

Estas participaciones accionariales de Caixabank muestran una grave incoherencia con la Obra Social de La Caixa, el denominado “alma de la Caixa”, y con el Pacto Mundial de las Naciones Unidas al cual se ha adherido, especialmente con el principio nº2, según el cual “las empresas deben asegurarse de que no son cómplices en la vulneración de los derechos humanos”.

Señor Presidente, Miembros del consejo de administración, ¿nos pueden asegurar de que con dichas inversiones, Caixabank, que ocupa además la presidencia de la Red Española del Pacto Mundial de la Naciones Unidas, no está incumpliendo dicho principio?

Deben ustedes saber que con sus inversiones en armamento Caixabank se hace cómplice de la fabricación de unas armas, que en demasiados casos acaban en zonas de conflicto y que, por lo tanto, contribuyen a prolongar guerras, violencia y violaciones de derechos humanos.

Sin la financiación de entidades financieras como Caixabank, muchas empresas de armas no tendrían los recursos suficientes para producirlas y más de 70% de las armas que existen en el mundo no podrían ser fabricadas. De aquí el rol clave de las entidades financieras para cambiar sus prácticas y no contribuir a la proliferación de armas y conflictos armados, un rol que pueden decidir asumir hoy mismo en esta junta de accionistas.

Consecuentemente, les instamos a usted, Sr. Fainé, y a todas y todos los aquí presentes, a abandonar de inmediato cualquier financiación a empresas de armamentoSolo así podrán estar seguros de que sus beneficios no proceden de ninguna guerra y de que el “alma” de la Caixa no está manchada de sufrimiento.

Muchas gracias por su atención.