La campanya Banca Armada denuncia les inversions en armament de Bankia en la seva última Junta d’accionistes

La campanya Banca Armada denuncia les inversions en armament de Bankia en la seva última Junta d’accionistes

La Campaña Banca Armada ha denunciado esta mañana, por quinto año consecutivo, la participación de Bankia en empresas relacionadas con la producción de armamento. Maria Fraile, activista de la Fundació Novessendes y en representación de la Campaña Banca Armada, ha intervenido a la Junta de Accionistas de Bankia para recordar que esta entidad financiera ha invertido y concedido créditos sistemáticamente durante los últimos años a empresas vinculadas con el negocio de la guerra y la militarización y securitització de las fronteras y nuestras sociedades.

Según datos de la campaña, durante el periodo 2014-2019, este banco ha apoyado y servicios financieros a la industria armamentista por valor de más de 85 millones de euros. Bankia apoyó a la emisión de casi 30 millones de euros de bonos de Indra Sistemas S.A., que dedica alrededor del 19% de su producción a desarrollar electrónica militar, simuladores de vuelo y sistemas de tiro y de defensa electrónica.

“Para nosotras, el caso de Indra es todavía más significativo porque ha conseguido postularse como un actor de referencia en esta industria armamentista y de seguridad, sobre todo fronteriza”, ha comentado Maria Fraile. Prueba de esto es su actual función, otorgada por el Gobierno español, como coordinadora nacional industrial en el programa europeo de Defensa FCAS (Future Combate Air System) para el desarrollo de un nuevo avión de combate, el más grande programa conjunto europeo de defensa hasta el momento.

Además, Indra es una de las grandes beneficiarias de la financiación en R + D para proyectos de seguridad fronteriza. Indra coordinó el proyecto PERSEUS para el desarrollo de Eurosur, el sistema de vigilancia fronteriza de la UE y está involucrada en la OCEAN2020, el primer proyecto financiado por el Fondo Europeo de Defensa que tiene el objetivo de integrar plataformas navales no tripuladas en la vigilancia marítima y en las misiones de interceptación. El material militar que fabrica Indra y los objetivos para los cuales se fabrica son más que cuestionables, puesto que sirven para fortalecer las políticas de control fronterizo que vulneren los derechos fundamentales de las personas refugiadas que huyan de territorios en conflicto como el del Yemen: “Nadie tendría que tener que migrar y nadie tendría que ser nunca considerado ‘ilegal’ ni verse sometido a esta realidad tan lamentable que la Unión Europea sostiene gracias a empresas como Indra en sus fronteras”.

Bankia también participó en dos créditos aportante 55 millones de euros para la empresa MAXAM en 2014, una de las empresas de explosivos civiles y militares más grandes del mundo, que fabrica y exporta municiones de mortero, de calibre mediano, de artillería y de armas ligeras; granadas subacuáticas; y bombas adhesivas, entre otros.

Ante estos datos, la Campaña Banca Armada ha pedido al presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri y a su consejo de administración que paren hoy mismo las inversiones en el negocio de la guerra:”tienen ustedes en sus manos estas decisiones. Sin la financiación de instituciones financieras, el 75% de las armas no se podrían fabricar”.

Puedes leer el texto completo de la intervención en la web de la campaña.



 23/03/2021

Líneas de investigación:
Destacamos: ¡Nueva webapp Pacifistapp para estar conectada a la actualidad del pacifismo, el desarme y la desmilitarización!