Análisis del informe sobre el comercio de armas de España correspondiente al 1er semestre de 2011.

Análisis del informe sobre el comercio de armas de España correspondiente al 1er semestre de 2011.

Según el análisis realizado por el Centre Delàs, España dobla el valor de las exportaciones de armas en un año y vende a países en conflicto.

El valor de las exportaciones de armamento español realizadas en el primer semestre de 2011 ascendió a 1.099,8 millones de euros, lo que supone un incremento del 96,6 por ciento respecto al primer semestre de 2010 (559,3 millones de euros). Este elevado montante se debe a que las partidas más importantes fueron buques de guerra (57,4%) y aeronaves (28,8%), productos militares de gran coste. Como es el caso de una fragata a Noruega, dos buques de vigilancia a Venezuela, un avión de reabastecimiento a Australia y tres aviones de transporte militar a México. El 51,5% de las exportaciones españolas tuvieron como destino países de la OTAN (566,3 millones de euros) y el 51,9% (570,6 millones de euros) países UE+OTAN. El resto fue repartido entre 37 países.

Continúa la venta de armamento español a países en conflicto armado

El informe del Gobierno español no explica por qué se le vendió material de defensa durante el primer período de 2011 a países considerados en situación de conflicto armado o tensión, un criterio utilizado por el gobierno para la denegación a otros destinos similares amparándose en la Posición Común de la UE sobre comercio de armas. Es el caso de Colombia, donde se autorizó y realizó la venta de municiones por 2.006.460 euros, y se autorizaron aeronaves militares por un valor de 12.021.720 euros. A Colombia llegaron en este periodo aeronaves por las que la industria española aeronáutica militar ingresó 20.477.561 de euros. Otro país en conflicto armado en el primer semestre de 2011 para el que se ha autorizado la venta de armas de calibre inferior a 22 mm es Filipinas (5.000 euros). Los casos de India y Pakistán son un clásico en las irregularidades cometidas por el sector exterior de material de defensa español, a India le correspondieron 16.714.974 euros autorizados en buques de guerra, de los que 81.078 fueron realizados, además de 1.873.596 euros de equipos electrónicos militares vendidos, y a Pakistán 10.200.000 euros autorizados en equipos para entrenamiento militar y 536.761 euros para la venta de componentes de aeronaves militares. En Indonesia, donde se arrastra un conflicto armado en Papúa Occidental desde 2003 y donde son numerosas las acusaciones de violación de derechos humanos, España autorizó y realizó la venta de  1.018.600 euros en armas, de los que 394.900 euros se referían a armas con cañón de calibre superior a 20mm y 623.700 en armas de la categoría 4: bombas, torpedos, cohetes y misiles.

España además autorizó y realizó la venta de material de defensa a destinos en las que existen enquistados conflictos como Marruecos con el Sahara Occidental (donde se autorizó la exportación de 226.950 euros de la categoría que recoge bombas, torpedos, cohetes y misiles y se realizó la venta de componentes de aeronaves militares por un valor de 1.529.476). Otro caso controvertido es el de Turquía con el Kurdistán (donde se autorizó la venta de armas por 3.907.161 euros: 3 millones en aeronaves militares y el resto en armas de calibre menor a 20 mm y bombas, torpedos, cohetes y misiles…) y donde en 2011 hubo ataques con víctimas mortales a la población kurda. Cabe también poner énfasis en la venta de armamento a Israel, por su situación de conflicto con los Territorios Ocupados de Palestina a quien se ha autorizado la venta de municiones, explosivos, aeronaves y componentes electrónicos militares por 10.402.962 euros, una parte también realizada en este periodo analizado). Finalmente, es también cuestionable la venta a Venezuela, en tensión con Colombia, de buques de guerra por valor de 259.500.000 euros.

De este modo, podemos considerar insuficientes las denegaciones de venta de armamento español, si tenemos tan solo en cuenta los criterios de la Posición Común que hacen referencia a la situación de tensión o conflicto armado en los países de destino de las exportaciones de armas españolas.

Insuficientes denegaciones de venta de armamento español a países donde se estaban produciendo las revueltas árabes

El informe del Gobierno español hace hincapié en la rápida reacción del gobierno ante las revueltas en algunos países árabes y del Norte de África. De este modo, aplicando el criterio 2 (respeto a los derechos humanos en el país de destino) y criterio 3 (situación interna del país de destino, en concreto, existencia de tensiones o conflictos internos) de la Posición Común de la UE, se decidió suspender temporalmente la autorización de exportaciones de material de defensa a los países donde hubiera revueltas, aunque no las de productos y tecnologías de doble uso.

Sin embargo, durante el primer semestre de 2011 se vendieron armas que podrían ser utilizadas para reprimir revueltas a países donde éstas se estaban produciendo. Es el caso de la venta de municiones españolas a Bahréin por 6.350.515 euros, justo en el momento en que el Ejército local reprimía las protestas de la mayoría chií con el apoyo de Arabia Saudí.  Otro país protagonista de las revueltas árabes es Omán, a quien España exportó 440.000 euros en municiones y 2.571.420 en bombas, torpedos, cohetes o misiles en un período en que el sultán Qabús desplegó el Ejército en Sohar, Muscat y la frontera con Emiratos Árabes Unidos en previsión de nuevos disturbios. Por otra parte, en un periodo de contagio de las revueltas árabes y cuando la policía reprimía a tiros una protesta chií en Arabia Saudí, España vendió al régimen saudí 3.530.810 euros en municiones. Sobre las ventas militares a Egipto, tampoco se clarifica por qué se autorizó la venta de 78.576.92, prácticamente todo en aeronaves militares ni por qué fue realizada la venta de vehículos militares por un valor de 1.095.885 euros. En lo que respecta a Marruecos, al tiempo que reprimía violentamente las revueltas que demandaban más democracia, España autorizó la venta de  226.950 euros en bombas, torpedos, cohetes y misiles y realizó la venta de aeronaves militares por un montante 1.529.476 euros.

Destaca también la venta de material antidisturbios a Perú calificado de encontrarse en situación de tensión interna (el mismo criterio que ha servido para denegar algunas licencias a los países con tensiones relacionadas con las revueltas árabes).

¿Armas de caza que alimentan conflictos en África?

Las armas de caza y deportivas se exportaron por valor de 27,6 millones de euros, un 78,5% más que en el mismo periodo de 2010. Aunque los destinos principales fueron EEUU y Noruega, es importante señalar las exportaciones en cantidades importantes a países donde, por encontrarse inmersos en un grave conflicto armado interno, es muy probable que estas armas tengan otro destino. Es el caso de República Centroafricana, a quien se autorizó la venta de 1.218.500 euros en armas de caza y se realizó la venta de pólvora y vainas con pistón por 114.912 euros a empresas privadas en un país donde se arrastra un conflicto armado en el que participan diferentes facciones desde el año 2006. Levanta también sospechas la venta a empresas privadas y a particulares de cartuchos de escopeta a Guinea Bissau (697.468 euros) un país con tensiones internas durante este período. En Guinea Bissau y, sobre todo en República Centroafricana, la probabilidad de que estas armas puedan ser desviadas para usos que desemboquen en violencia armada es suficientemente alta como para que el Gobierno español hubiera tenido que denegar su venta.

Exportación de productos y tecnologías de doble uso a destinos controvertidos

El valor de las exportaciones de materiales y tecnologías de doble uso ascendió a 36,9 millones de euros, con una disminución del 32% en relación al primer semestre de 2010. Los principales destinos fueron Brasil y EEUU, pero se exportó a hasta 47 países más. Destaca la reducción en las exportaciones de material de doble uso a Irán (a pesar de que se le haya exportado hasta 3.393.999 euros en productos y tecnologías de doble uso de electrónica), debido a la aprobación de sanciones por NNUU y la UE. Finalmente, es digno de mención que a pesar de ser informadas negativamente diez licencias: tres a Georgia (vehículos aéreos no tripulados), tres a Pakistán (sustancias químicas y código de validación), dos a la RP China (máquinas-herramienta), una a Irán (válvulas) y una a Sudán (sustancias químicas), se exportó material de doble uso a destinos controvertidos por encontrarse en conflicto armado, en tensión o donde se producen violaciones de derechos humanos, como es el caso de Colombia, India, Pakistán, Indonesia, Irán, Marruecos, Nigeria y Turquía.



 01/02/2012

Líneas de investigación:
Destacamos: ¡Nuevo mapa interactivo sobre la militarización de fronteres!