Es el momento de decir no a los drones militares

Es el momento de decir no a los drones militares

El Centro Delàs se suma a la campaña en contra de los drones militares

Desde el Centro Delàs reivindicamos nuestra posición en contra del uso y la creación de aviones no tripulados de uso militar. Por eso nos unimos al Día Global de Acción contra el uso de drones de vigilancia y de ataque (Global Action Day Against the Use of Drones for Surveillance & Killing).

Los aviones no tripulados pueden ser civiles, estos se utilizan para tareas de reconocimiento y vigilancia, o militares, estos se utilizan además de para tareas de inteligencia para atacar objetivos concretos y matar a sospechosos de terrorismo. Entre los drones militares, los principales y más letales son el Reaper y el Predator. Los primeros ataques con drones se dieron en Afganistán un mes después del 11-S y fueron protagonizados por el ejército de los EE.UU..

El motivo principal por el que nos posicionamos en contra del uso de estas armas es que los drones militares aumentan la espiral de violencia en situaciones de conflicto, ya que su mera presencia sirve para aterrorizar a la población y su uso extensivo en los llamados asesinatos selectivos en los que además de eliminar extrajudicialmente a sospechosos de terrorismo se generan numerosas víctimas civiles, que  más que solucionar el problema fomentan el odio hacia los ejércitos que los utilizan por parte de las poblaciones víctimas.

En el informe del Centro Delàs: Drones militares. La guerra de videojuego con víctimas reales se muestra que un mínimo del 30% de las víctimas por aviones no tripulados militares son civiles. Entre 2004 y 2013 se han realizado cientos de ataques con drones, principalmente en Pakistán y Yemen, que han tenido como resultado miles de víctimas. Sin lugar a dudas, en el resto de lugares donde se está expandiendo su uso, como ocurre en los actuales conflictos de Siria e Irak, los datos no distarán de los existentes en Pakistán y Yemen.

Ya son más de 70 los países que utilizan drones, bien para conseguir información militar o bien para realizar ataques sobre objetivos militares y asesinatos selectivos. Este tipo de armamento es especialmente preocupante por el enorme atractivo político que posee, ya que no genera bajas por parte de los atacantes y permite actuar militarmente con mayor sensación de impunidad a los ejércitos que los poseen y utilizan.

El mercado de los drones podría llegar a tener un volumen de mercado de unos 89.000 millones de dólares dentro de tan solo unos pocos años. En España ya son más de 50 las empresas que desarrollan productos para la creación de aviones no tripulados. El hecho de que se trate de un negocio muy lucrativo para la industria armamentística es sin duda un factor que impulsará su desarrollo y uso en un futuro, lo que llevará a que la vulneración de derechos asociada a su uso se vea ampliamente aumentada a medio y largo plazo.

Entre los expertos en la materia, es cada vez más mayoritaria la opinión de que el uso que se hace de los drones se podría calificar no solo como inmoral, sino también como ilegal. La realización de asesinatos selectivos  y los ataques con drones militares en los que recurrentemente se producen víctimas civiles demuestran sin fisuras un uso ilegal de los drones.

El desarrollo y cada vez mayor presencia de aviones no tripulados militares acarreará que hacer la guerra sea tan fácil como apretar un botón a miles de kilómetros de distancia, como si se tratara de un videojuego.

Por todos estos motivos el Centro Delàs se une al Día Global de Acción contra el uso de drones de vigilancia y ataque para pedir el cese del desarrollo y proliferación de este nuevo tipo de armamento que no hace más que dibujar un mundo con menos derechos y más inseguro.



 10/10/2014

Líneas de investigación:
Destacamos: ¡Nuevo mapa interactivo sobre la militarización de fronteres!