Exlíderes mundiales urgen a los estados a ratificar el Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares

Exlíderes mundiales urgen a los estados a ratificar el Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares

El Centre Delàs d’Estudis per la Pau, como miembro de ICAN, se felicita por la carta en la que ex-líderes políticos como Javier Solana o Ana Palacio piden la firma del Tratado Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares también por los países no nucleares que apoyan de una u otra manera a las potencias nucleares. El Gobierno español de coalición debe cumplir con su compromiso de firmar el tratado y así contribuir a la paz mundial con una verdadera medida de construcción de paz como es dar pasos hacia la eliminación de la amenaza nuclear.

Cincuenta y seis expresidentes, primeros ministros, ministros de Asuntos Exteriores y ministros de Defensa de 20 estados miembros de la OTAN, así como Corea del Sur y Japón, han emitido una carta abierta incentivando a los países a unirse al Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares.

Además de algunos exprimer ministros como Jóhanna Sigurðardóttir o Jean Chrétien, entre los cosignatarios, podemos encontrar al exsecretario General de la ONU, Ban Ki-moon, así como dos exsecretarios Generales de la OTAN, Javier Solana y Willy Claes.

Después de tres años de negociaciones en la ONU, esta iniciativa ha ganado más importancia que nunca antes, no solo porque es la más relevante en cuanto a número de adherentes, sino también porque faltan 6 ratificaciones para alcanzar las 50 que el tratado necesita para tener efecto. La relevancia de esta iniciativa es destacada por Tim Wright, el Coordinador del Tratado de ICAN: “ Esperamos que esto desencadene debate, incluyendo en los parlamentos, y que traiga consigo cambios en las posiciones nacionales”.

A través de su firma, estos líderes exponen que “las armas nucleares no cumplen ningún propósito militar o estratégico legítimo considerando las catastróficas consecuencias humanas y medioambientales debidas a su uso”. Además, se comprometen totalmente a abogar por la desmilitarización nuclear. A ello se suma el hecho de que los promotores de la carta alertan sobre el aumento del riesgo de una detonación nuclear, al margen de la causa, como una de las razones principales de ratificar el tratado.

El posicionamiento de estos exlíderes es clave por el hecho de que sus respectivos países todavía no han formado el acuerdo, basando su posición en la visión de que, aquellos aliados que tienen poder nuclear les proporcionan más seguridad y una mejor posición geopolítica. La carta desafía esta visión y urge a los líderes mundiales a seguir el camino de la desmilitarización como única vía efectiva para alcanzar un mundo más seguro.

Este evento, además de presionar a los líderes actuales para firmar el tratado, también apunta a la población con la intención de concienciar a la sociedad acerca de las armas nucleares. La opinión pública juega un papel clave en el debate de las armas nucleares y en moldear las posiciones de sus gobiernos. Esta reflexión se ve ilustrada por las palabras de Tim Wright: “Esta carta es una reflexión del incremento de la opinión pública contra las armas nucleares. Confiamos en que, conforme pase el tiempo, y con la suficiente presión pública, estos países se subirán al tren.”

Entre todo el apoyo de esta iniciativa, esta carta abierta ha tenido una repercusión remarcable, por un lado por el alto número de consignatarios y, por otro lado, debido a la elección del momento oportuno. La propuesta carece solo de seis ratificaciones para tener efecto, lo que es clave para evitar futuras crisis. Estos líderes enfatizan el hecho de que “no debemos dormirnos en una crisis de incluso mayor proporción de la que experimentamos el año pasado.”

Lee la carta en inglés aquí.



 21/09/2020

Líneas de investigación:
Destacamos: ¡Nuevo mapa interactivo sobre la militarización de fronteres!