Gastos en I+D militar para 2010

Gastos en I+D militar para 2010

En los Presupuestos Generales del Estado presentados por el gobierno español para el año 2010 se asignan 9.154,42 M€ al Ministerio de Defensa, de los cuales 231,89 M€ van dedicados a la investigación y desarrollo de las fuerzas armadas. Existe una partida del presupuesto del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio que también va dedicada a la investigación militar, es el programa 464B, Apoyo a la innovación tecnológica en el sector de la defensa, al que se destinan 950,91 M€. Si sumamos estas dos cantidades, resulta que el gobierno español asigna 1.182,80 M€ a la investigación militar para el 2010. Pero el presupuesto que realmente financia la investigación militar  podría superar esta cantidad, ya que se debe añadir la parte del presupuesto del programa 467C (Investigación y desarrollo tecnológico-industrial) del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que va dedicada al sector aeroespacial, estrechamente vinculado con la industria militar.

Los gastos en I+D militar van a parar fundamentalmente a los dos centros de investigación militar: el Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (CEHIPAR) y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial Esteban Terradas (INTA).

El CEHIPAR es un centro de investigación, desarrollo tecnológico y asistencia técnica, sus actividades se centran en la tecnología naval. El INTA está especializado en la investigación y el desarrollo tecnológico aeroespacial. Los programas de investigación previstos para el 2010 son el estudio de la operatividad y maniobralidad a baja velocidad del buque de proyección estratégica, el programa HADA (una aeronave híbrida de helicóptero de despegue y aterrizaje vertical, y de avión convencional en la fase de vuelo), el desarrollo de microsatélites, del picosatélite PICOS y satélites de observación estratégica. Se continua con el desarrollo del vehiculo aéreo no tripulado, MILANO. También es desarrollaran  programas de simulación y control de vehículos aéreos (mísiles y lanzaderas).

En la figura 1 hemos representado la evolución del gasto militar en I+D de los últimos años. Después de un enorme incremento durante los años 1997-99 se llega a una cierta estabilidad, mientras que se inicia una ligera disminución a partir del 2008. Destacamos que el gasto que se puede imputar estrictamente a I+D (programa 464A del Ministerio de Defensa) es mucho menor que los gastos en concepto de créditos que el Ministerio de Industria transfiere al Ministerio de Defensa (programa 464B del Ministerio de Industria).

Figura 1. Evolución del gasto en I+D militar del Estado español.

Las ayudas a la I+D, que provienen del programa 464B del Ministerio de Industria, son aportaciones reembolsables a empresas para el desarrollo de proyectos tecnológicos industriales relacionados con programas de defensa y corresponden al capítulo 8 de los Presupuestos. Lo cierto es que estas ayudas se han utilizado para aumentar de una manera camuflada los recursos destinados al gasto militar; ya que desde 1997 se han cedido en forma de créditos 14.205 M€ y la parte retornada por parte de las empresas no llega al 1% de esta cantidad.

Incluir este tipo de gasto en el apartado de investigación y desarrollo ha sido criticado internacionalmente. También el PSOE, cuando estaba en la oposición, criticó duramente esta práctica y denunció el peso excesivo que tenían los créditos en el gasto en I+D militar de los gobiernos del PP. La situación no ha cambiado después de la llegada del PSOE al gobierno.

Es interesante comparar los recursos dedicados a la investigación militar con los de la civil. Las partidas de los Presupuestos Generales del Estado para el 2010 correspondientes a la investigación civil suman un total de 7.946,11 M€, esto hace que la investigación militar represente un 13% del total de la investigación. En la figura 2 mostramos el presupuesto correspondiente a diversas áreas. Está muy clara cual es la prioridad del gobierno español por lo que respecta a la política de investigación. Podemos hacer algún cálculo comparativo: el presupuesto asignado a las fuerzas armadas es tres veces y media mayor que el dedicado a investigación sanitaria, casi cuarenta veces mayor que el dedicado a la investigación geológicominera y medioambiental, catorce veces de lo que se dedicará a la investigación agraria, y 1,6 veces de lo que se gastará en financiar la mayoría de los proyectos de investigación de todas lAs universidades españolas y centros de investigación dependientes del CSIC.

Figura 2. Gasto en investigación correspondiente a diversas áreas.

A pesar de este panorama hemos de decir que la situación era extraordinariamente peor años atrás. De todas formas debemos destacar que los recursos que destina el gobierno a la investigación de los temas que preocupan la población como por ejemplo la salud, crisis energética, medio ambiente, educación, son mucho menores que los que destina a la investigación militar que, no nos engañemos, solo busca la mejora de armas que sirvan para matar de una manera más eficiente y no mejora el bienestar de las personas.




 01/12/2009

Líneas de investigación:
Destacamos: ¡Nuevo mapa interactivo sobre la militarización de fronteres!