23/04/2021

Publicado en Sagunt

Comunicado del Centre Delàs d’Estudis per la Pau ante la llegada del barco saudí Bahri Jeddah al Port de Sagunto, Valencia

El viernes 23 de abril tiene prevista la llegada al puerto valenciano de Sagunto el barco saudí Bahri Jeddah. Desde el Centre Delàs d’Estudis per la Pau queremos mostrar nuestro total rechazo y pedimos al gobierno autonómico y los gobiernos municipales de la Comunidad Valenciana, así como a las autoridades portuarias y a sus trabajadores y trabajadoras, que no acepten ofrecer puerto seguro al Bahri Jeddah que podría venir cargado de material para la guerra de Yemen.

Son conocidos por todas y todos los crímenes de guerra y la sistemática violación de los Derechos Humanos que Arabia Saudita viene cometiendo hacia la población civil de Yemen. Y no es la primera vez que una naviera de Arabia Saudita sale de puertos españoles con armas. Desde 2015 se han registrado hasta 33 escalas de estos barcos en diferentes puertos del Estado, al menos en tres ocasiones en el Puerto de Sagunto. A título de ejemplo, en mayo de 2019, el gobierno español permitió que el barco saudí, el Bahri Yanbu, saliera desde Santander cargado con armas después de no conseguir entrar en el puerto francés de Le Havre por la presión de activistas defensores de derechos humanos que impulsaron un recurso judicial. También desde Santander en septiembre de 2018 otro barco saudí, el Bahri Jazan, salió desde la capital cántabra con 40 contenedores de granadas días después de que el gobierno levantara el veto que había impuesto a la venta de 400 bombas de precisión, las mismas que Naciones Unidas identificó como las causantes de la muerte de civiles yemeníes. En diciembre de 2019, la naviera Bahri Abha llegó a Sagunto.

Por lo que respecta a la responsabilidad de España, continuamos denunciando el negocio armamentístico que sostiene el Gobierno español con Arabia Saudita, país que ocupa el quinto puesto entre los mayores importadores de armamento español a escala mundial por un valor de cerca de 2 mil millones de euros los últimos diez años. Exportaciones que continúan en 2020, cuando a pesar de haber limitado y paralizado sus exportaciones de armas algunos de los principales exportadores a Arabia Saudita, se exportaron 32 millones € en municiones, explosivos y armas pequeñas, a las que hay que sumar la entrega de las fragatas de Navantia, imprescindibles para realizar el bloqueo naval en la guerra de Yemen. Estas exportaciones deberían ser consideradas ilegales si nos atenemos a la propia legislación española y europea sobre comercio de armas que no permite la venta de armas a países en conflicto armado.

El conflicto armado en Yemen, especialmente silenciado por los medios de comunicación y la comunidad internacional, ha propiciado la crisis humanitaria más relevante de las últimas décadas. Según datos de ACNUR, el 80% de la población necesita ayuda humanitaria para sobrevivir. Por otra parte, han sido desplazadas en el interior del país 4 millones de personas y más de 7 millones de personas necesitan asistencia nutricional. El conflicto ha causado la muerte de unas 100.000 personas y el 67% de las muertes civiles han sido causadas por ofensivas de coalición lideradas por saudíes. Un escenario que observadores de la ONU han descrito como «la peor crisis humanitaria provocada por la acción humana a nuestros tiempos».

Es probable que el Bahri Jeddah cargará armas «made in Spain» en Sagunto, aunque no lo podemos saber debido a la falta de transparencia y hermetismo que hemos denunciado desde hace años con respecto a la información relacionada al material de guerra que tanto oculta el gobierno español como el régimen saudí y la naviera. Sin embargo, aunque no se carguen armas en Sagunto, es denunciable y vergonzosa la falta de coherencia del gobierno en ofrecer puerto seguro a los que hacen la guerra en vez de quienes la padecen y huyen arriesgando sus vidas en nuestro mar y sin un pasaje seguro. El Gobierno es responsable tanto de las armas que vende como de ofrecer Sagunto como lugar de tránsito de estas.

Por este motivo, desde el Centre Delàs pedimos:

1. Que las autoridades políticas competentes y las autoridades portuarias no permitan la entrada de cualquier naviera que transporte armamento.

2. Que el gobierno autonómico y los gobiernos municipales opten por medidas de inspección previas que garanticen una actividad portuaria ética y consecuente con el fomento de cultura de paz y de desarme, tal como impulsa la propia Ley de Cooperación y Desarrollo Sostenible de la Generalitat Valenciana: «con el fin de propiciar sociedades pacíficas, justas e inclusivas que estén libres del miedo y la violencia. El desarrollo no es posible sin la paz, ni la paz puede existir sin el desarrollo sostenible «(Ley 18/2017, de 14 de diciembre, de la Generalitat, de cooperación y desarrollo sostenible).

4. Que el municipio de Sagunto y su Consejo Municipal de Paz, Solidaridad y Cooperación muestren su más profundo rechazo a la llegada de la naviera saudí. En este caso, sería una oportunidad para seguir siendo consecuentes con sus alineamientos y acciones municipales vinculados a la paz, a la solidaridad, ya la sensibilización ciudadana en el fomento de una educación para la paz y el desarme que favorecen la construcción de una sociedad menos violenta y que ayuda a evitar las guerras.

5. Finalmente, exigimos un replanteamiento y un cuestionamiento de las políticas de defensa y seguridad al gobierno español. Las armas españolas no deberían ser utilizadas como instrumentos de política exterior; y más si esto supone muerte, violencia y daños irreversibles sobre la vida de millones de personas.

Centre Delàs d’Estudis per la Pau

@CentreDelas

www.centredelas.org