Nota de prensa – Activistas de la campaña Banca Armada denuncian a la junta de accionistas de CaixaBank sus inversiones en armas

CaixaBank ha financiado empresas fabricantes de armas por un valor de 87 millones de euros

(Barcelona, 4 de abril de 2018) Este viernes 5 de abril, dos miembros de la Campaña Banca Armada participarán a la junta de accionistas de CaixaBank que se celebrará en Valencia por primera vez, después del cambio de sede social que la entidad efectuó hace unos meses a raíz de la situación política en Cataluña.

Así, mañana representantes de la campaña integrada actualmente por siete organizaciones -Centre Delàs de Estudios por la Pau, SETEM Cataluña, Justicia y Pau, ODG, Colectivo Rindes, AA-MOCO y HECHOS- explicarán ante los accionistas y los medios, los vínculos de estas prácticas financieras con las tragedias humanas consecuencia de los conflictos internacionales.

De los más de 87 millones de euros que CaixaBank ha invertido en empresas de armamento de 2011 a 2016, casi 8 millones se han destinado a INDRA en formato de fondo de inversión, acciones y bonos.

INDRA es una empresa del Estado Español que dedica el 27% de su producción a desarrollar electrónica militar, simuladores de vuelo, sistemas de tiro y de defensa electrónica. Entre los productos estrella a los cuales aportan alta tecnología esta empresa, se encuentran: el Eurofighter, un avión caza con misiles de largo alcance, las fragatas de guerra F-100 o los helicópteros Tigre que han participado con las tropas españolas en la Afganistán.

INDRA, pues, está suministrando las armas y otros equipamientos militares que alimentan los conflictos armados, incrementan los niveles de violencia y aumentan la inseguridad de las personas que viven allá, obligando a las poblaciones a huir de sus hogares buscando refugio en otros países. Además, se beneficia por partida doble del drama de la guerra y de las personas refugiadas, puesto que además de producir y exportar las armas que perpetúan y escalan la violencia de los conflictos, se beneficia del acuerdo de militarización a las fronteras europeas, siendo una de las empresas que vende los equipos de seguridad y control de fronteras para evitar la entrada de las personas en busca de asilo al territorio de la Unión Europea.

Otra de las empresas financiadas es MAXAM, fabricando de los explosivos militares más grandes del mundo, que ha recibido a través de créditos 77.319.098,63€ de CaixaBank, de 2011 a 2016. Es una empresa del Estado español que fabrica y exporta todo tipo de explosivos civiles y militares: municiones de mortero, de calibre mediano, de artillería y de armas ligeras; granates subaquàtiques; y bombas lapa, entre otros. Uno de los países a quienes vende explosivos esta empresa es Arabia Saudí, país que está implicado desde hace años a la guerra del Yemen. Además, hay que recordar que esta empresa fue responsable de la fabricación de minas anti-persona y bombas de dispersión, que no dejó de producir hasta que no se hizo explícita la prohibición de este tipo de armamento.

La tercera empresa armamentista financiada es SENER, que ha recibido de Caixabank 2.268.580,80@E en créditos en el mismo periodo. Esta empresa española es líder en el desarrollo de sistemas de misiles gracias a los cuales es posible el lanzamiento y utilización de misiles como John Strike Missiles. Está especializada en aplicaciones de Inteligencia, Vigilancia, reconocimiento, así como en electrónica militar, sistemas de tiro y sistemas de control para misiles.

Durante el mes de marzo, la campaña participó en la junta del BBVA que se celebró en Bilbao y en la del Banco Santander, celebrada en Santander. Durante las próximas semanas, también participará en las juntas de Bankia y Banco Sabadell, gracias a los votos que accionistas de todo el estado han delegado para denunciar las malas prácticas de estas entidades financieras.

Para más información, podéis contactar con:
Carla Liébana (campaña Banca Armada)
cliebana@setem.org / 646 355 544 – 93 441 53 35