Más de 60 entidades de la campaña ‘Desmilitaricemos la Educación’ vuelven a reclamar al Ayuntamiento de Valencia que no invite al Ejército a la próxima edición de Expojove

Más de 60 entidades de la campaña ‘Desmilitaricemos la Educación’ vuelven a reclamar al Ayuntamiento de Valencia que no invite al Ejército a la próxima edición de Expojove

a Campaña “Desmilitaricemos la educación: desmilitaricemos Expojove” que reúne a más de 60 organizaciones pacifistas, sindicados de enseñanza, de estudiantes, asociaciones de maestras, y de padres y madres, se ha reunido recientemente para volver a centrar su tarea en conseguir la desaparición del ejército y otros cuerpos armados de la feria infantil y juvenil Expojove, como un primer paso más urgente y concreto de una campaña más amplia contra la presencia de las instituciones y los contenidos militares en los espacios educativos.

En diferentes reuniones con responsables municipales mantenidas durante el pasado año se transmitió la demanda de buena parte del mundo educativo y social valenciano, de que en coherencia con los valores educativos de la paz y la noviolencia, no se invite a Expojove instituciones armadas y que hacen uso de la violencia. Aun así, los resultados fueron decepcionantes, y el Ayuntamiento de Valencia, organizador de Expojove, se negó a considerar estas peticiones y diferentes unidades del Ejército contaron una vez más con uno de los stands más extensos de la feria.

La Campaña emprenderá este año nuevas actividades de concienciación y acciones de protesta, “para proteger este educativo  ante la banalización de la guerra y la normalización de la resolución violenta de los conflictos, reclamando un Expojove mejor, coherente con los valores educativos, por la paz y sin ninguna apología de las armas y la violencia más o menos explícita, maquillada o envuelta en un marketing ‘humanitario’ como hasta ahora”.

Para la Campaña, “la presencia de un stand de las Fuerzas Armadas, aunque se haga énfasis en las llamadas ‘misiones humanitarias’, contradice el espíritu de Expojove como ámbito educativo: la institución militar es una institución armada que tiene como función central la defensa armada y la actuación por medios violentos ante supuestas amenazas”. La Campaña subraya que las principales partidas presupuestarias relacionadas con las Fuerzas Armadas se destinan a la I+D y compra de nuevos sistemas de armamento y de proyección de fuerzas militares, como por ejemplo el avión de combate Eurofighter, fragatas, avión de transporte A400M, tanques Leopard 2E, vehículos de combate Pizarro, submarinos S80, etc., de los que todavía faltan 21.000 millones de euros para pagar. “La UME es una de las últimas en la lista de gastos militares, a pesar de absorber una enorme cantidad de recursos humanos y materiales que tendrían un uso más eficaz dedicándose a unos cuerpos de protección civil en proceso de desmantelamiento. Esta unidad militar, que sólo actúa en grandes catástrofes, tiene más que ver con las relaciones públicas y es más bien una herramienta de ‘lavado de imagen’ y ‘blanqueo’ de la institución militar”, han señalado.

Según han señalado representantes de la Campaña, “queremos denunciar que a Expojove se presentan las Fuerzas Armadas con una imagen edulcorada de sus principios, (principalmente la obediencia, la androcentrismo y el recurso a la violencia para abordar los conflictos), como una opción profesional más, como una posibilidad de ocio para los más pequeños de la sociedad, sin profundizar en el mensaje que se transmite de resolución de conflictos con las armas (completamente contrario con los valores sociales y de convivencia) sin cuestionar el papel de los ejércitos en el mundo actual, o que no profundiza en el análisis del desequilibrio entre el presupuesto del Ministerio de Defensa y los graves recortes impuestos a la educación pública y el resto de partidas sociales”.

La Campaña no sólo demanda que el Ejército y otros cuerpos armados no sean invitados este año a Expojove. También reclama a las instituciones valencianas una política activa de fomento de la cultura de la paz y rechazo de la guerra y sus preparativos, y quiere hacer una tarea de concienciación entre docentes, padres, madres y estudiantes para no aceptar la introducción de análisis y valores militaristas en las escuelas a través de visitas escolares a cuarteles o visitas de militares a centros educativos, o de determinados cursos promovidos por el Ministerio de Defensa que se ofrecen en los centros de profesorado. Para Desmilitaricemos la Educación, “el ejército pretende potenciar así  la eufemística ‘cultura de la defensa’ y ‘el espíritu militar’ entre la juventud para mejorar su deteriorada imagen pública, normalizar el impopular gasto militar y paliar sus crónicas dificultades de reclutamiento”.  En un sentido más amplio, la Campaña quiere promover un cambio del paradigma de la defensa, de la defensa militar a la seguridad humana, centrada en las libertades, los derechos y la naturaleza.



 10/10/2018

Líneas de investigación:
Destacamos: ¡Nuevo mapa interactivo sobre la militarización de fronteres!