Un grupo reducido de países se niega a limitar el comercio internacional de armas ligeras

Un grupo reducido de países se niega a limitar el comercio internacional de armas ligeras

La Conferencia mundial sobre armas ligeras celebrada en Nueva York concluye sin llegar a un acuerdo que limite su comercio, a causa de las resistencias de algunos países. La Conferencia, la Unión Europea y muchos estados africanos y latinoamericanos dieron su apoyo al establecimiento de controles más estrictos sobre el comercio internacional de armas ligeras y las o­nG allá reunidas pudieron hacer eco de sus campañas contra este tipo de comercio. Aun así, no fue posible llegar a ningún acuerdo substancial durante la cumbre.  Un grupo minoritario d’estados, en el que se encontraban Cuba, India, Irán, Israel y Pakistán y en el que los Estados Unidos jugaron un papel preponderante, bloqueó las discusiones sobre estos controles.

Más de 2000 personas se reunieron en Nueva York del 26 de junio al 7 de julio con motivo de la 2a Conferencia de las Naciones Unidas para el control del tráfico ilegal de las armas ligeras. La necesidad urgente de convocar una cumbre sobre esta cuestión era evidente cuando se sabe que más de 500.000 personas mueren cada año a causa de disparos de armas convencionales. Se calcula que en el mundo hay 639 millones de armas ligeras, una para cada 10 personas, fabricadas por más de 1.000 empresas en como mínimo 98 países.

Como dijo el Secretario General de las Naciones Unidas en la inauguración de la Conferencia, “El problema sigue siendo grave. En un mundo inundado de armas pequeñas, se cree que es ilícita la cuarta parte del comercio mundial de armas, estimado en 4.000 millones de dólares anuales. Es fácil comprar, usar, transportar y ocultar armas pequeñas y su continua proliferación exacerba los conflictos, impulsa corrientes de refugiados, socava el imperio de la ley y genera una cultura de violencia e impunidad.”

Durante la Conferencia, la Unión Europea y muchos estados africanos y latinoamericanos dieron su apoyo al establecimiento de controles más estrictos sobre el comercio internacional de armas ligeras y las o­nG allá reunidas pudieron hacer eco de sus campañas contra este tipo de comercio. Aun así, no fue posible llegar a ningún acuerdo substancial durante la cumbre.

Un grupo minoritario d’estados, en el que se encontraban Cuba, India, Irán, Israel y Pakistán y en el que los Estados Unidos jugaron un papel preponderante, bloqueó las discusiones sobre estos controles.

Se calcula que en el transcurso de las dos semanas que estos Estados se negaron a tratar abiertamente el grave problema del comercio de armas ligeras, 12.000 personas murieron por los efectos de la violencia armada.

La próxima etapa para todas aquellas personas, instituciones y gobiernos que aspiran a la adopción de un texto jurídico internacional que regule el comercio de armas ligeras es la Asamblea General de las Naciones Unidas, un espacio dónde las decisiones se someten a voto y dónde es más difícil que los estados minoritarios bloqueen una decisión que la mayoría ve necesaria. Se prevé que este órgano debata sobre el comercio d’armas ligeras el próximo mes d’octubre.



 13/07/2006

Lines of research:
Featured: New interactive map about border militarisation