La conferencia del Centro Delàs “Europa y Mundo Árabe frente al yihadismo” aborda cómo se trata el terrorismo en Occidente y de qué modos se puede luchar contra el fenómeno

La conferencia del Centro Delàs “Europa y Mundo Árabe frente al yihadismo” aborda cómo se trata el terrorismo en Occidente y de qué modos se puede luchar contra el fenómeno

Yihadismo, yihadistas, yihad… Todos reconocemos con facilidad estos conceptos. A menudo los leemos en el diario o escuchamos en la televisión y la radio. Sin embargo, el uso que hacemos de ellos no es adecuado. Como explicaba la profesora en Sociología del Mundo Árabe e Islámico de la Universidad Autónoma de Madrid Gema Martín Muñoz en la conferencia “Europa y Mundo Árabe frente al yihadismo”, el término yihad “es mayoritariamente pacífico”.

Según la experta en Mundo Árabe, la yihad responde, por un lado, al esfuerzo interior que tiene que hacer cada creyente musulmán para cumplir con las obligaciones del islam. También tiene un carácter colectivo, dado que ha estado detrás de luchas a favor de la descolonización y la resistencia civil. Pero en nombre de la yihad también han surgido grupos que han iniciado una guerra contra supuestos infieles. Pese a esto, Martín Muñoz cree que usar este término para definirlos, como hacemos en Occidente, solo contribuye a legitimarlos.

La charla, organizada por el Centro Delàs de Estudios por la Paz, tuvo lugar en Casa de Cultura de Sant Cugat del Vallès el miércoles 27 de febrero, con el apoyo del Ayuntamiento de Sant Cugat. Aparte de la conferencia, también consisitió en la presentación del libro ¿Es una guerra? Yihadismo y terrorismo, el último de la colección Paz y Desarme del Centro Delàs, a cargo de los coordinadores de la publicación, Pere Ortega y Joaquim Lleixà. Ortega fue quien moderó el debate.

Gema Martín Muñoz fue desmontando mitos arraigados en Occidente sobre el terrorismo, recordando, por ejemplo, que las principales víctimas de estos movimientos “son árabes y musulmanas”. De hecho, “la posibilidad de ser víctima de un ataque terrorista es de 1 entre 1.100.000 en el Reino Unido”, afirmó Ortega.

Pese a esto, el presidente del Centro Delàs explicó cómo las estrategias sobre seguridad nacional de la mayoría de los países occidentales consideran que el terrorismo es su “principal amenaza”. Según la profesora en Sociología del Mundo Árabe e Islámico, esta “lucha global contra el terror” contribuye a legitimar la figura del “buen déspota”, el gobierno autoritario que “bloquea el proceso democrático” en nombre de la “estabilidad y la lucha contra el terrorismo”. En este sentido, Lleixà habló sobre cómo el terrorismo a menudo es interpretado como un acto de guerra que justifica estados de excepción o guerras preventivas.

Martín Muñoz remarcó la necesidad de abordar políticamente las causas varias del nacimiento de estos movimientos terroristas: “Con el ejercicio de la fuerza y la seguridad” no es posible combatirlos. 

Por ejemplo, el origen de los grupos Al-Qaeda y el autollamado Estado Islámico es muy distinto. Las políticas depredadoras tanto de gobiernos árabes como de los Estados Unidos contra las sociedades islámicas fueron “un elemento clave en la empatía y el apoyo social” generado hacia Al-Qaeda, decía la experta en Mundo Árabe. Las protestas árabes a favor de la democracia, a su vez, hicieron desaparecer al grupo casi del todo. ISIS, en cambio, nació a partir de las revoluciones fallidas, con la legitimación del despotismo y con especial fuerza en Irak.

“Terrorismo y contraterrorismo, tal como se están planteando, se retroalimentan”, concluía Gema Martín Muñoz. Para acabar con los movimientos terroristas, hacen falta “alternativas políticas democráticas en las sociedades árabes e islámicas”.



 01/03/2019

Lines of research:
Featured: New interactive map about border militarisation