Intervención Junta accionistas BBVA 2011

Intervención Junta accionistas BBVA 2011

(ho sentim, article no disponible en català)

Intervención de la Campaña BBVA sin armas en la Junta de Accionistas del BBVA 2011

Buenos días señores y señoras accionistas del BBVA, mi nombre es Jordi Calvo Rufanges y les hablo como miembro del Centro Delàs de estudios por la paz en representación de diversos accionistas y de la Campaña BBVA sin armas integrada por las organizaciones, Justicia y Paz Barcelona, el Observatorio de la Deuda en la Globalización y la Federación SETEM. Mi intervención es para mostrarles que el BBVA es el banco español que más invierte en armamento controvertido: armas nucleares, bombas de racimo y armas de uranio empobrecido.

El BBVA dice tener una normativa interna para limitar las operaciones con la industria armamentística. Es cierto, pero de acuerdo con nuestras investigaciones, sabemos que los fondos de inversión gestionados por el BBVA incluyen acciones y bonos de 16 empresas que fabrican armas controvertidas, que el BBVA ha concedido préstamos a 8 de estas compañías desde 2006 y ha dado apoyo a 4 de ellas en la emisión de bonos y acciones. Esto muestra que su normativa interna de financiación del sector defensa no sólo es insuficiente, sino también un engaño a sus accionistas, trabajadores y a la opinión pública, vista la larga lista de compañías del sector militar que el BBVA continúa financiando.

Veamos en detalle de qué operaciones estamos hablando y qué tipo de armas fabrican las empresas financiadas por el BBVA, para que comprendan la gravedad de la situación:

– El BBVA ha gestionado fondos de inversión por valor de 26,85 millones de euros de empresas productoras de misiles nucleares, como BAE Systems, EADS y Boeing que además fabrica aviones de guerra. El BBVA gestiona también fondos de inversión de L-3 Communications, empresa que produce componentes cruciales de municiones de racimo, de Lockheed Martin, una de las grandes productoras de bombas de racimo, cuyo producto estrella es la bomba de racimo M30, con un alcance de 70 km y que está involucrada junto a Northrop Grumman (también cliente del BBVA) en la producción de los misiles nucleares intercontinentales Minuteman III. En esta macabra lista aparece también McDermott International, empresa involucrada actualmente en la producción de bombas nucleares, cuya experiencia proviene de su participación en el Proyecto Manhattan que desarrolló las bombas atómicas que fueron lanzadas sobe Hiroshima y Nagasaki; y Textron, que produce municiones de racimo utilizadas en la guerra de Irak.

– El BBVA participó con un montante de 78 millones de dólares en octubre de 2008 en una emisión de acciones de Finmeccanica, empresa armamentística italiana, participada en un 2,01% por la Libian Investment Authority (LIA) del gobierno libio, que ha realizado recientes y suculentos negocios con el gobierno de Gadafi, cuyas armas han sido muy probablemente utilizadas en la represión de la población civil de este país de las pasadas semanas.

– El BBVA ha asistido durante 2009 a Boeing, EADS y General Dynamics en la emisión de bonos de estas compañías por un valor total de 104,2 millones de euros. General Dynamics (de quien también se gestionan fondos de inversión) destaca por su implicación en la producción de armas nucleares y armas de uranio empobrecido, muchas de ellas usadas en las guerras de Oriente Medio. Esta empresa ha sido una de las productoras más importantes de bombas de racimo.

– El BBVA es propietaria de bonos de EADS y Thales a través de fondos de inversión por un valor de 310.000 euros. Estas dos empresas están desarrollando el destructivo misil M51 que puede ser lanzado sobre un objetivo de más de 6.000 kilómetros, lo que la convierte, evidentemente, en un arma ofensiva.

– En los últimos cinco años el BBVA ha participado en créditos sindicados que están pendientes de devolución a un gran número de empresas que fabrican armas controvertidas, como las mencionadas anteriormente (Boeing, EADS, Finmeccanica, General Dynamics y Lockheed Martin, aunque a este última el crédito le fue cancelado en aplicación de la normativa interna del BBVA en febrero de 2010) y otras como Honeywell International, Larsen & Toubro y McDermott, productoras de armas nucleares.

Desde la aplicación oficial de su normativa interna el BBVA ayuda con variadas operaciones financieras que superan los 1.000 millones de euros en los últimos cinco años a la producción de bombas de racimo, bombas nucleares y armas de uranio empobrecido, muchas de ellas probablemente usadas en algunos de los conflictos armados de los últimos años, con lo que constatamos que la normativa del BBVA sobre armamento no ha servido para reducir sus inversiones en la industria militar más cuestionable.

Sr. Presidente, quisiéramos saber qué parte de sus 4.606 millones de beneficios anunciados para el ejercicio 2010 provienen de sus negocios con el sector armamentístico y en concreto de la producción de armas nucleares, municiones de racimo o de uranio empobrecido. De saberlo, podrían valorar sus accionistas si prefieren seguir lucrándose del negocio de las armas, o si como la gran mayoría de la sociedad española rechaza los beneficios provenientes de negocios ilegítimos y reprobables como los relacionados con la producción de armamento tan controvertido como el aquí expuesto.

No importa el tipo de operación financiera de que se trate, no valen excusas, usted Sr. González es el principal responsable de que el BBVA haga negocios con empresas de armas rechazadas socialmente y prohibidas por tratados internacionales. Le exigimos que cancele totalmente sus operaciones con las empresas de armamento, especialmente con las aquí expuestas. De no hacerlo, debe usted saber que seguiremos denunciando desde la Campaña BBVA sin armas cómo el BBVA se lucra de una industria que genera violencia armada, destrucción y miles de muertos en todo el mundo.

Gracias por su atención.



 14/03/2011

Líneas de investigación:
Destacamos: ¡Nueva webapp Pacifistapp para estar conectada a la actualidad del pacifismo, el desarme y la desmilitarización!