Maragall y la industria de guerra

Maragall y la industria de guerra

El ex presidente de la Generalitat de Catalunya, Pasqual Maragall, ha anunciado que le gustaría representar al Estado español en el consejo de administración de European Aeronautic Defence and Space (EADS). Como su nombre indica, EADS es una industria de guerra. A través de Airbus fabrica aviones de transporte civil, en competencia abierta con la norte americana Boeing. También pretende fabricar un avión de 800 pasajeros con toda clase de excentricidades en su interior: sauna y casino incluido. Otro producto de EADS es el famoso Eurofighter, un avión de combate. Aún no se sabe para qué servirá, pues está pensado para la etapa ya acabada de la Guerra Fría, y sólo sirve para atacar a otros aviones. El avión de transporte militar A400-M también es de la casa EADS. El A400M sí que tiene utilidad precisa. Sirve para transportar soldados y material militar para intervenir en escenarios lejanos. EADS tiene empresas filiales, como Eurocopter que fabrica helicópteros de combate para competir con el Apache de EE.UU., o MBDA, la empresa de fabricación de mísiles más importante de Europa.

El interés del Sr. Maragall en vincularse con esta empresa de armamento no es sorprendente. Durante su mandato como presidente de la Generalitat de Catalunya, se impulsó la implantación de un polo industrial aeronáutico, intentando que la filial de EADS, Eurocopter, se instalara en Catalunya para fabricar el helicóptero de combate Tigre. Finalmente ésta se ubicó en Cáceres, tierra natal del Sr. Bono, antiguo Ministro de Defensa. El gobierno del Sr. Maragall también dio subvenciones y participó en el impulso del polígono industrial aeronáutico de Viladecans, así como también en BaiE, una asociación que agrupa a las empresas que trabajan para el sector. Son todos proyectos de desarrollo de una industria subsidiaria de la aeronáutica de doble uso: civil y militar.

El Centro Delàs se ha dirigido en repetidas ocasiones al Sr. Maragall para explicarle los motivos de la oposición a este tipo de industria. Por lo tanto, éste sabe perfectamente en qué negocios está metida EADS. Las cartas y quejas dirigidas al entonces Presidente de la Generalitat se enviaron en el marco de la campaña del Centro Delàs contra la implantación en Catalunya de empresas que trabajan en la industria militar. La campaña sigue en pie para que no se implante una industria de guerra en Catalunya.

La reciente solicitud del Sr. Maragall demuestra poca sensibilidad hacia los graves problemas que sufre hoy la humanidad. Uno de ellos son las guerras alimentadas con armas de EADS y hechas para controlar un petróleo que a la vez hace volar los aviones de EADS. Otro es el cambio climático al que contribuye de manera nociva el espectacular incremento de vuelos aéreos que requieren el agrandamiento o construcción de aeropuertos, para que aterricen estos gigantescos aviones, lo cual favorece el continuo crecimiento del hormigón en más infraestructuras que descuartizan el territorio, favorecen el uso del automóvil y contribuyen a las emisiones de CO2 y al colapso del planeta.

Si busca una nueva ocupación, el Sr. Maragall, en vez de apoyar a la industria de defensa, podría hacer como los ex presidentes Oscar Arias o Jimmy Carter que, a través de sus Fundaciones, promueven soluciones pacíficas por resolver los conflictos del planeta.



 04/02/2007

Líneas de investigación:
Destacamos: ¡Nueva webapp Pacifistapp para estar conectada a la actualidad del pacifismo, el desarme y la desmilitarización!